Comenzando a trabajar

Imprimir

El primer día de trabajo fue un poco caótico, tras quedar con mi jefa media hora antes en la puerta del edificio y pasar la seguridad pertinente de cualquier organismo público, entramos en un departamento que estaba casi vacío, y lo primero que me dicen después del saludo es, entra en esta sala que tenemos una conferencia con Tel Aviv, tú entra y ya irás pillando algo. Perfecto, mi primer día y ya van a comprobar mi inglés de El Esparragal, ¡con lo bien que los había engañado en la entrevista! Así que tomo un asiento de la mesa, saco mi libreta (puro postureo, ya que no me iba a enterar de nada, no por el inglés, sino porque iban a hablar de algo que no había visto en mi vida) y me dispongo a escuchar y retener lo máximo posible. Tras dos horas de reunión ya me presentan a todo el mundo, y me quedo charlando con la jefa del proyecto, ahora ya me voy enterando del trabajo que voy a desempeñar: crear una base de datos de todos los funcionarios públicos de la Comunidad de Madrid que alimente la plataforma educativa que han comprado hace unos meses.

Así que ya tenía trabajo que realizar, como pasa casi siempre en estos casos, el informático (que se había ido justo un día antes) que llevaba trabajando más de 3 años allí, había dejado menos de una hoja escrita a mano de documentación técnica. Por lo que después de unas semanas intentando entender el programa que había realizado él y no poder modificar nada, tomé la decisión de empezar de cero, no se como convencí a la encargada del proyecto. Lo difícil en este caso no es realizar la base de datos, sino entender cómo funciona la Comunidad de Madrid, que cada semana los funcionarios cambian de departamento o se crean nuevas estructuras organizativas. Fue la mejor decisión que pude tomar, al realizar el programa desde cero pude ir realizando la documentación y entendiendo cada línea de código que tenía el programa.

El tiempo que pasé allí fue una experiencia muy buena, porque entre un compañero y yo teníamos que investigar la herramienta para conseguir que se adaptara a las necesidades de la empresa. Así aprendí lo que a día de hoy me da de comer, la herramienta Cornerstone OnDemand. Los tiempos que me podía permitir realizaba los vídeos de formación de la herramienta, que tras realizar unos tests te daban unos certificados que yo iba poniendo en LinkedIn. Gracias a esos cursos, meses después pude conseguir el trabajo donde estoy actualmente.

Durante los 7 meses que estuve trabajando allí, me sentí muy cómodo y a la vez sorprendido, es increíble la "actitud funcionaria": pase lo que pase, a su hora se van, da igual el trabajo atrasado que tenga, conocen al dedillo las horas que pueden faltar al mes, los derechos que tienen por ser funcionarios o las pagas que por ley le tienen que pagar. Pero cuando llega el trabajo duro de verdad tienen una sangre fría de pasar del tema que me dejó pasmado. Sí que es verdad que no todos son así (menos mal), pero la mayoría se cree que aprobando la oposición se han ganado el derecho a no trabajar más.

Y esto es un gran problema en España, porque la cantidad de ineptos que hay en las administraciones públicas nos cuesta a todos los españoles una gran cantidad de dinero. Me parece intolerable que un funcionario por haber aprobado una oposición tenga trabajo de por vida haga lo que haga, entiendo que es muy difícil hoy día aprobar, pero lo que no logro comprender es que si un trabajador no rinde como tiene que rendir durante años, y se lo vayan pasando de administración en administración porque no lo quiere nadie, no se le pueda echar a la calle. Y como ellos se sienten seguros en su puesto de trabajo, realizan lo justo y necesario para trabajar, no tienen amor propio en buscarse las mañas para poder aprender por sí solos, si no le das formación en lo que quieres que hagan, ellos no mueven un dedo por auto aprender.

Como yo desgraciadamente no era funcionario y no podía pasar como ellos, trabajé muy duro para aprender la herramienta en el menor tiempo posible. Los problemas que surgían alguien tenía que solucionarlos, y con la predisposición que tenía mi compañero todo fue mucho más rápido. Sin ton ni son pasaron los meses y conseguí manejar la herramienta bastante bien, me saqué todos los certificados que pude y rendir en el trabajo bastante bien.

Desde aquí agradecer a todos los compañeros de allí que me enseñaron bastante y por la confianza que depositaron en mi sin conocerme. La verdad que me lo pusieron muy fácil para adaptarme a Madrid y me ayudaron en todo lo que pudieron.