Hace unas semanas 4 locos nos fuimos a Mula a hacer puenting, digo locos porque realizar este tipo de actividad no es para personas cuerdas. Llevaba mucho tiempo pensando en hacerlo, concretamente desde que me enteré de que mi primo Pablo se dedicaba a ello, pero siempre lo vas dejando y te vas convenciendo de que lo harás más adelante, ya sea el miedo o la lógica pero nunca es el momento perfecto para dar el paso. Así que aprovechando que iba a bajar a Murcia y que por las redes sociales mi prima Aida (ayuda a mi primo con la publicidad de Limit Life) puso que ese finde estaba programado realizar puenting, lo llamé y le dije que contara conmigo y con mi amigo Julio. Ya estaba dicho, no me podía echar atrás, por lo que desde ese momento empiezas a luchar contra tus pensamientos día y sobretodo noche.

El pasado 28 de abril volvía a viajar con mis padres después de pasar mucho más tiempo de lo que me hubiera gustado, pero ya sea por la crisis o porque la vida es así, desde que me fui a Jamaica hace ya un montón de años no volvía a viajar con ellos. Por lo que este viaje me hacía una ilusión especial, y desde que lo planeamos en Navidad ansiaba que llegara el día para irnos a Ibiza con mi sobrino a ver a mi hermano.

Rabat, una sorpresa en todos los aspectos Casi sin digerir el viaje a Manchester, 4 días más tarde nos encontrábamos otra vez en Barajas, con 17 amigos más volvíamos a coger un avión, esta vez con destino Rabat. En la semana del black friday, Ryanair bajó el precio de sus vuelos, y tras crear un grupo de gente que quería viajar, decidimos escoger el destino con el vuelo más barato, porque en estos casos el destino es lo de menos, lo importante sin lugar a dudas es la gente que te acompaña. Empezamos comprando el vuelo unas 9 personas, poco a poco con el paso de los días se iban apuntando más y más, hasta que el jueves 2 de marzo nos juntamos 19, 17 en Barajas y 2 viajaban desde Bruselas.

Pues si, después de un tiempo en Madrid trabajando empezamos a ver resultados, el pasado 24 de febrero Julio y yo cogimos un vuelo a Manchester a ver a nuestro amigo Antón, que lleva por Reino Unido un par de años. El billete nos lo sacamos hace un tiempo y llevábamos tiempo deseando que llegara la hora de embarque por lo que ello significaba. Como todo el mundo, mi deseo es viajar mucho, y este viaje significa el comienzo de una larga lista de destinos que espero visitar en los próximos años.

Hace tiempo que no escribo sobre mi vida en Madrid, así que ya va siendo hora. Por febrero todo marchaba bien, mi trabajo en la Agencia de Informática de la Comunidad de Madrid estaba dominado, asentado en el piso con mis compañeros, y haciéndome con la vida de Madrid en general. Pero que vaya bien no significa que no pueda ir mejor, o peor, nunca se sabe.

Página 1 de 3

© 2017 Óscar Martínez Murcia

Please publish modules in offcanvas position.

Free Joomla! templates by Engine Templates